Cuando miro al otro a los ojos, me veo reflejado en todo su universo, y eso me hace sentir y comprender la grandeza de mi pequeñez, la ignorancia de mi saber y sobre todo la dicha de vivir.