«Entonces respiró aliviado y corrió con el temor de que el enorme San Bernardo de Ambrosio
lo alcanzara en un tramo intermedio del sinuoso camino».