«A las diez de la mañana la mayoría de los residentes ya nos habíamos enterado de la horrible e inquietante noticia con que despertó Tres Molinos».