«Pero no está loco; se abandona a su porcentaje de estupidez con más furia que los demás».
Juan Carlos Onetti