Una mirada a la historia de la segunda mitad del Siglo XX al sureste de la Isla a través de los recuerdos del periodista Adolfo Santana en una recopilación de relatos extraídos de su blog digital que escribió al final de su vida.

Conseguida imagen de cubierta Retazos de zafra

This campaign successfully reached its funding goal and ended 5 años ago

167% Recaudado
  • 2.510€ Aportado
  • 1.500€ Objetivo
  • 111 Mecenas

Retazos de zafra

Gracias a los mecenas ¡¡¡¡ya alcanzamos el objetivo!!!!

SINOPSIS

Adolfo Santana nace en 1950 en una casa-cueva, “el escenario, una casa-cueva me hizo acreedor a lo largo de mi vida de bromas medio pesadas de algunos de mis amigos que aseguraban que debía haberme llamado Jesucristo aunque mi padre decidió llamarme, Adolfo, en homenaje supongo, a Adolfito Robaina, un señor de San Roque que le enseñó el oficio de barbero, que toda su vida alternó con el de aparcero, de tal suerte que en la cuartería a la que iríamos a vivir años después, estrechábamos lazos con la misera de nuestros vecinos de esclavitud a la parte y con sus piojos y liendres, que iban dejando junto con sus greñas en una chosa que era mitad barbería mitad dormitorio”. Así comienza el primer capítulo de Retazos de zafra una recopilación  de episodios de la vida del periodista Adolfo Santana donde narra también la historia de la miseria que padeció el sureste de la isla de Gran Canaria durante la segunda mitad del siglo XX. Miseria no solo económica sino también humana en un escenario dantesco que  Adolfo observa y que no olvida durante toda su carrera y cuando ejerce el periodismo.

 

zafra

Adolfo atiende a las demandas de los aparceros del Sureste

Los hechos que Adolfo narra están recogidos en un blog que sus compañeros de profesión Esther Pérez y Ernesto Rodríguez tuvieron a bien regalarle al final de su vida sin saber que le estaban regalando una ventana para volver a encontrarse con sus recuerdos que a su vez son memoria de la historia de Gran Canaria “con las nuevas construcciones surgiendo como chinches a lo largo del extenso corredor costero, la creciente pujanza del sector turístico, la cada día mayor importancia del Aeropuerto-dos fuentes de empleo que parecían inagotables- y la necesidad de sustituir chozas y cuarterías por viviendas más o menos dignas, la Isla cambió de aspecto y sus habitantes de hábitos y costumbres”.

Durante toda su vida profesional vivió de cerca el crecimiento de la mancomunidad del Sureste sorprendiéndose de su progreso y crecimiento ya que no muchos años antes esta zona fue conocida como “el triángulo de la miseria”. Es por eso que siguió de cerca los pasos de los políticos optimistas que apostaron por este cambio. Cuando este libro era solo una idea Adolfo no tuvo dudas en que uno de esos artífices del cambio debía prologarlo y por eso se lo pidió poco tiempo antes de morir a su amigo Antonio Morales quien hoy desde la presidencia del Cabildo de la isla asume nuevos retos y no olvidó su promesa de prologar este libro.

En este libro se pueden encontrar doce capítulos dedicados a la zafra adornos con el realismo mágico de Adolfo Santana pero es justo mencionar que también cuenta una carta de agradecimiento a su compañero de trabajo Eduardo Millares Sall Cho Juaá con quien compartió tantos momentos en la redacción del Diario de Las Palmas y a quien le debe la caricatura que encabezó y encabeza la página del blog de Adolfo. En el epílogo podrá encontrar la conclusión de la investigación realizada por tres estudiantes de Historia de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria hecha en parte gracias al testimonio de Adolfo y envolviendo toda esta historia el arte y el diseño de su amigo José Mendoza que de manera gratuita se adelantó a anunciar a la familia “quiero hacerle la portada al libro de Adolfo, yo me encargo”.

Adolfo Santana

Caricatura de Eduardo Millares Sall (Cho Juaá)

Su familia y amigos esperan que este libro además de ser una promesa cumplida sirva para comprender mejor nuestros orígenes y respetarlos que es lo que hizo Adolfo durante toda su vida y también que sirva para inmortalizar las palabras de este periodista que puso voz a los que no la tenían y dio tanta felicidad a quienes tenían a su alrededor.

 

“No es raro que convengamos que la vida está llena de casualidades, alegres unas, tristes otras, en mi caso últimamente las más, pero no por eso vamos a andar llorando ni dando tres cuartos al pregonero.” (Adolfo Santana)

 

BIOGRAFÍA

Recorte periódico Sepia Nace en 1950 en Valsequillo, Gran Canaria, desde muy temprana edad manifiesta sensibilidad para la lectura y facilidad para la escritura y a pesar de su contexto social en el que escasea la falta de oportunidades gracias a becas a sus buenas notas consigue estudiar en el Instituto Laboral de Telde. En este periodo gana diferentes premios literarios escribiendo en prosa y poesía. En 1972 la beca volvió a dar tregua y viajó a Tenerife a estudiar la carrera de Filosofía y Letras en la Universidad de La Laguna. Pasaron pocos años y ya estaba haciendo sus primeras crónicas en el hoy desaparecido Diario de Las Palmas.

 

En los doce años que trabajó en el Diario de Las Palmas se preocupó por rescatar tradiciones canarias que estaban cayendo en el olvido a la velocidad del progreso y la era tecnológica. Dedicó amplios reportajes al Rancho de ánimas de Valsequillo del que su abuelo fue patriarca, a la descamisada, los bailes de paridas… Pero el hallazgo etnográfico que marcó esta etapa de su carrera fue conseguir el testimonio de alguien vivo que hubiera bailado la danza ancestral del Pámpano Roto y se atreviera a contarlo.

 

Baile del Pámpano Roto

Alternó la búsqueda y rescate de las tradiciones canarias con secciones fijas de opinión en el Diario de Las Palmas: El Marchoso, El Panal, Cuentos Cuasiverídicos… Donde no solo hablaba de costumbrismo sino de actualidad, política, historia tratando de dar voz a las personas que normalmente no tenían ocasión de alzarla en un medio de comunicación.

En 1989 comienza a trabajar en un nuevo periódico que ha nacido en Las Palmas, el Canarias7,  y donde se ocupó de áreas como Deportes, Región, la delegación del Sureste o la coordinación de reportajes. En la última etapa de su carrera comenzaron a llegar los premios: Premio de periodismo de la Villa de Agüimes (2001), por sus artículos que dieron a conocer los valores etnográficos, culturales y turísticos del municipio; Premio Arnao a la difusión del folcklore (2006);  Premio Almendra de Plata de Valsequillo (2011) por su amplia trayectoria y su compromiso con las tradiciones en el transcurso de su profesión; Premio Roque Nublo a título póstumo en el ámbito social que le otorga el Cabildo de Gran Canaria en 2016.

Scan0074Adolfo no solo gustaba de teclear en su máquina de escribir sino que también era un hombre de radio y televisión. Así lo demostró en programas de radio como La Guagua o El Abanico de Antena 3 Radio o programas de televisión como La Cantonera de Canal Ingenio Televisión. También escribió obras de teatro costumbristas canarias como Noches de parida, El muerto ya está completo y El indiano que fue representada por toda la isla por el grupo de teatro Tabercorade dirigido por Nieves Suárez, la esposa de Adolfo.

En la última etapa de su vida escribió el blog digital Retazos de zafra con la ayuda de sus antiguos compañeros del Canarias7 Esther Pérez y Ernesto Rodríguez  y tenía intención de convertir esos retazos en un libro. La enfermedad no se lo permitió pero hoy su familia y amigos más cercanos quieren hacerle este regalo y que un ejemplar de Retazos de zafra ocupe un lugar importante en su librería personal en la que aguardan los únicos objetos materiales a los que se sintió unido en vida: los libros.

 

 

Foto familia Santana panorama

EXTRACTOS DEL LIBRO

 

RETAZOS DE ZAFRA II

Por aquellos entonces vivíamos en Las Puntillas, en una casa-choza-barbería, dormitorio que los Muñoces dejaron a mis padres. Estos Muñoces eran dueños de molinos y tierras dedicadas al cultivo de la alfalfa en donde hoy está la pista del Aeropuerto de Gando, justo debajo. En el otro extremo de Las Puntillas, donde hoy está el Costa Aérea, reinaba Pepe El Chocho, el dueño de la única tienda de todo el contorno y amo de los solares que quedaban libres en la zona. A mí el tal Chocho me caía como una patada en los tegumentos procreativos.

 

RETAZOS DE ZAFRA VI

Eran los jóvenes que habían optado por irse a trabajar a la incipiente industria turística del Sur, al inicio de los sesenta , sobre todo en el hotel Protucasa, la Rotonda y El Abanico.
La transformación que sufrían estos jóvenes era espectacular, tanto en el vestir, como en la forma de hablar. La transformación era muy rápida, como si quisieran borrarse el estigma de ser siervos de la tierra y pasar a ser desertores de los surcos. Les esperaba otra esclavitud, pero era más cómoda. Allí no había viento, ni mayordomos abusadores ni el potaje o el caldo de papas repetidos hasta la saciedad. Era otro mundo, empezaba otra época y a ella se adaptaban mis hombres.

 

RETAZOS DE ZAFRA IX

Consolidado Las Puntillas como núcleo poblacional boyante, con tres tiendas, una carnicería, a la que venían los fines de semana los taxistas de Carrizal, Ingenio y Telde y los trabajadores de Gando a comer cuero y orejas de cochino asadas, cinco bares, una dulcería, barbería y hasta una industria de cartuchería, o sea, que había un vecino que hacía cartuchos de papel baso que luego repartía por todo el municipio, con lo que crió a una parva de chiquillos que cabían todos dentro de una cesta y que nunca tuvieron nombre, siendo para todos los hijos del cartuchero, muy pocos siguieron en la aparcería o en la pesca. De los peces de Gando, que iban a multiplicarse de forma bíblica al quedar cerrado el acceso al pueblo a las aguas de Gando, Las Torrecillas y Barranquillo del Salmón, con su bufadero y sus riscos preñados de unas lapas enormes que Pepe “El Tirilla”, hermano de Nicolás “El Dulda” cogía a pulmón libre.

 

Escanear 4.recortada

 

 

Captura de pantalla 2016-04-06 a la(s) 10.52.29

 

Canariasahora

Empresa mecenas de Retazos de zafra. Aportación 150€. 10 ejemplares.

 

Profiltek

Inicio

Empresa mecenas de Retazos de zafra. Aportación 150€. 10 ejemplares.

 

CÓMO SER MECENAS DE LA EDICIÓN DE RETAZOS DE ZAFRA

Haciendo una aportación (desde 15 euros) que tendrá como recompensa el libro y la cita de tu nombre y apellidos como mecenas en la primera página de este libro.

Puedes hacer tu aportación por varias vías:

  1. Directamente en esta página de crowdfunding abonándola con tarjeta o PayPal (selecciona tu recompensa y pincha en ‘APOYA’).
  2. Por transferencia bancaria, indicando nombre y apellidos seguido de MECENAS DE RETAZOS DE ZAFRA a CanariaseBook: ES36 3076 0910 36 2368901522 (Cajasiete).
  3. Pagando en efectivo o con tarjeta en la Editorial (Avda. Rafael Cabrera, nº 8, E-1. LPGC 928.054344).

Tu dirección de email no será publicada.

Introduce Aportación Personalizada

  • Apoyar 15€

    Recompensas ilimitadas

    Libro + mención en la página de créditos.

  • Apoyar 45€

    Recompensas ilimitadas

    PACK PARA PARTICULARES: Cita en la página de créditos + 3 libros.

  • Apoyar 75€

    Recompensas ilimitadas

    PACK PARA PARTICULARES: Cita en la página de créditos + 5 libros.

  • Apoyar 150€

    Recompensas ilimitadas

    PACK PARA EMPRESAS: Cita en la página de crédito + 10 libros + logo en contracubierta.

  • Apoyar 60€

    Recompensas ilimitadas

    PACK PARA LIBRERÍAS: Cita en la página de créditos con el nombre de la librería + 5 libros. SOLAMENTE LIBRERÍAS.

  • Apoyar 120€

    Recompensas ilimitadas

    PACK PARA LIBRERÍAS: Cita en la página de créditos con el nombre de la librería + 10 libros + LOGO en contracubierta. SOLAMENTE LIBRERÍAS.

  • Apoyar 1€

    Recompensas ilimitadas

    oculta